Si tienes espalda y un puñal, ya puedes ser del PSOE