Si oyes a alguien decir "se me fue el baifo", saca dos conclusiones: una, es de Canarias; y dos, está muy despistado.